sábado, 17 de diciembre de 2011

Los Toros de Guisando (El Tiemblo, Avila)

Es lo más signficativo históricamente que hay en mi pueblo. Aquí cambió la Historia del Mundo, no, no exagero. Vereis : al lado en una venta o posada fue declarada heredera al trono de Castilla Isabel La Católica que con 17 años la nombraron Princesa de Asturias, corría el s. XV.
De toros

Su hermano Enrique IV, no tenía herederos (tuvo una hija Juana La Beltraneja, atribuida su paternidad a un amante de su mujer, Beltrán). A esto se le llamó el Tratado de los Toros de Guisando. Después Isabel se casó con Fernando de Aragón, unificaron España, y sobre todo, descubrieron América, (Colón peregrinó por todas las cortes europeas y sólo Isabel tuvo la inteligente idea de financiarle con sus joyas, el viaje más grande que marino alguno haya hecho)y ya nunca más el mundo volvió a ser el mismo.

Pero volvamos a los toros, son un conjunto de esculturas vetonas, en piedra, toscamente tallados, que perdura a través de los tiempos. Ahí están quietos, inmóviles, viendo pasar el tiempo, mirando hacia el cerro de Guisando. Su origen es del s. II a.c. y nos dice wiki :

"Los vetones (lat. vettones) eran un pueblo prerromano de cultura celta que habitaba el oeste de la Península Ibérica. Su asentamiento se produjo entre los ríos Duero y Tajo, principalmente en el territorio de las actuales provincias de Ávila, Cáceres, Salamanca, Toledo y Zamora. También se han encontrado ejemplos en la región de los Tras os Montes en Portugal.

En líneas generales los vetones limitaban con los vaceos al norte, al este con los carpetanos, al sur con los oretanos, túrdulos y célticos y al oeste con los lusitanos."

De tesoro dentro
La barbarie también ha querido destrozarlos para ver si dentro se encontraba algún tesoro, como si no fuera suficiente con que hayan llegado hasta nosotros.

"Los Toros de Guisando han estado presentes en obras literarias españolas de todos los tiempos. Miguel de Cervantes los cita varias veces en Don Quijote de la Mancha, en tanto que Federico García Lorca recurre a su valor emblemático en su obra Llanto por Ignacio Sánchez Mejías:

...y los toros de Guisando,
casi muerte y casi piedra,
mugieron como dos siglos
hartos de pisar la tierra."
Siempre que vengo a este lugar me imagino las comitivas reales encontrándose con gran pompa y boato y a una casi adolescente princesa preguntándose el porqué de todo aquello. Y también pienso en los pastores celtas, artistas que sin saberlo nos dejaron estas tallas ¿por qué?

5 comentarios:

JOSE MARIA GARCIA CRIADO dijo...

¿Porqué? Pues yo pienso que el hombre, desde sus orígenes, siempre ha querido expresar lo que piensa, lo que ve, lo que percibe.
No pensarían sus autores que en el futuro iban a ser admirados, estudiados y analizados por otros más curiosos que ellos. ¡Ah, si lo hubieran sospechado!
Yo me admiro la paciencia que tendrían para hacer esto con las toscas herramientas que tenían.
¡loor y recuerdo a nuestros antepasados! Y a los modernos cronistas que nos permiten ver y disfrutar de sus obras. Yo también tengo fotos de este lugar.

JOSE MARIA GARCIA CRIADO dijo...

... y a los modernos cronistas (como Gloria) que nos permiten.....

Vale el añadido.

Eastriver dijo...

Me encantaría verlos. Son enormes, por lo que distingo. Esto toros o animales vetones siempre han llamado mucho mi atención (y también la del pobre Lazarillo, que perdió las muelas): conozco el poema de Federico y resulta soprendente que estén diseminados por buena parte de la geografía castellana.

Glo dijo...

josemary, seguro q querían atraer la caza o la abundancia, para ellos debían ser muy importantes, no cabe duda.

East, si están diseminados, pero aquí se encuentran en mayor cantidad, y además vieron a Isabel, aunq luego quemara a tanta gente, y expulsara a too'el mundo.

Mingo dijo...

Hace años tuve la oportunidad de fotografiarme sobre uno de ellos junto con mis niñas.
Me ha parecido muy interesante la introducción histórica de tu entrada. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...